A medida que nos adentramos en la cocina japonesa, más nos cautiva por la diversidad de sus ingredientes, salsas y condimentos. La mayoría de ellos con sabores exóticos que nos resultan del todo desconocidos. Es ahí donde radica su encanto, donde nos atrapa y nos invita a seguir conociendo mas acerca de esta maravillosa y tan diferente gastronomía.

Los japoneses son auténticos admiradores del mundo marino e incorporan a su mesa casi todo lo que proviene del mar: pescados, mariscos… Dentro de este universo, encontramos un alimento que marca la identidad de su cocina. Hablamos de sus ya famosas algas, un vegetal marino tan sabroso como nutritivo.

 

Fondo marino. Algas.

 

Qué son las algas y para qué se usan

Las algas, también conocidas como “verduras de mar”, crecen en aguas dulces o saladas. Se pueden encontrar tanto en la superficie como en profundidades, creando auténticos bosques marinos. Sus ciclos naturales son los mismos que los de las plantas terrestres y también se alimentan de la luz solar.

Existen más de 10.000 tipos de algas diferentes en todo el mundo, pero no todas tienen el mismo uso. De su totalidad, solo unas 150 se utilizan como alimento. El resto son usadas en diferentes industrias como por ejemplo, la cosmética, ya que se consideran antioxidantes, hidratantes y regeneradoras.

Otras se usan en la producción de biocombustible como el biodiesel. Incluso son utilizadas también en la producción de ciertos medicamentos, ya que, gracias a diferentes estudios, también se les atribuye propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

Pero donde este vegetal goza de una mayor notoriedad es dentro de la industria gastronómica, fundamentalmente en la cocina oriental, bajo una fuerte y antigua tradición.

Los japoneses llevan comiendo algas desde hace siglos, formando parte de varios de sus platos mas icónicos como el sushi o la sopa de miso. La gastronomía española también ha sucumbido a las propiedades que nos ofrecen estos vegetales marinos, sobre todo en el litoral. De hecho, los gallegos, gaditanos y levantinos llevan enriqueciendo con algas sus arroces y pescados durante décadas.

Las algas marinas aportan numerosos nutrientes, ya que contienen vitamina A, D, E, B1, B2, vitamina C, fósforo, potasio, hierro, yodo, fibra, sodio… Todo esto las hace excelentes antioxidantes y sin duda, contribuyen a la famosa longevidad japonesa.

Algunas también son ricas en proteínas, por lo que pueden ser un buen sustitutivo en las dietas vegetarianas.

Además contienen más calcio que la leche y más hierro que las lentejas. Por eso, a las algas se les consideran superalimentos.

 

Cocinando sushi. Janatomo

 

Las algas en la cocina

Los usos culinarios de las algas son tan amplios como tipos diferentes existen.  Cada una de ellas cuenta con propiedades únicas en cuanto a sabor, color y cantidad de nutrientes, lo que sirve de estímulo a la imaginación.

Pueden servirse en frío a modo de ensaladas, como la wakame y aliñarlas con alguna vinagreta de intenso sabor. Las algas más duras y de sabor más intenso (como hiziki o kombu) son ideales para estofados, curries, platos especiados e invernales. También pueden presentarse en tempura o en forma de finas láminas, como en el caso de la tan característica alga nori famosa porque es la que se usa para envolver el sushi.

El umami o quinto sabor, que tanto nos gusta mencionar, también está presente en este alimento. Fundamentalmente en el alga kombu, especialmente rica en ácido glutámico, lo que produce la sensación gustativa que bautizaron con ese nombre y que en japonés significa delicioso”.

Las algas se les considera un estupendo sustitutivo del marisco, excluído de las dietas vegetarianas y veganas, debido a su potente sabor a mar.

Se recomienda consumir en poca cantidad, ya que es un alimento muy concentrado y con bastante sabor. Con apenas unos gramos ya aportan los nutrientes necesarios.

 

Sushi, envueltos en alga nori

 

 

10 Beneficios de las algas

Te proporcionamos 10 razones para animarte a incorporar estas verduras marinas a tu dieta y enriquecerla :

  1. Son ricas en fibra, con lo que mejoran el tránsito intestinal, ayudando así a evitar el estreñimiento.
  2. Su bajo contenido en grasas, ayuda a regular los niveles de colesterol.
  3. Debido a su intenso sabor y alto contenido en sodio, hará que disminuyas el uso de la sal, lo que resultará beneficioso para combatir la hipertensión.
  4. La gran cantidad de mucílagos que contienen algunas algas, actúan como barrera de la mucosa gástrica. Esto protege a la flora intestinal y hace que las digestiones sean más suaves.
  5. Su contenido en hierro y en vitamina C constituyen unos grandes aliados para casos de anemia.
  6. El aporte de calcio, magnesio y fósforo ayudan a mantener los dientes y huesos sanos y a prevenir la osteoporosis. Esto puede resultar de gran ayuda durante el período de la menopausia.
  7. También resultan muy beneficiosas para mejorar y conservar la visión por su aporte de Vitamina A. Por ejemplo: la Spirulina contiene 10 veces mas vitamina A que la zanahoria.
  8. Tomadas entre comidas y acompañadas de un vaso de agua proporcionan una sensación de estómago lleno, por lo que pueden resultar un buen complemento para tratamientos adelgazantes .
  9. Su alto contenido en yodo, regula el buen funcionamiento de la glándula tiroides, responsable del equilibrio de nuestro sistema metabólico y hormonal.
  10. También contiene ácido algínico, que elimina las toxinas y ayuda a depurar el organismo.

Como conclusión podemos decir que las algas, pueden considerarse uno de los alimentos del futuro y muy a tener en cuenta si queremos llevar una dieta rica en nutrientes.  Basta con incluir una pequeña cantidad como acompañamiento en nuestras comidas.

En Janatomo te ofrecemos una gran variedad de platos donde estas verduras de mar lucen todo su protagonismo.

Pon unas algas en tu vida y disfruta de sus múltiples beneficios!!! 🙂