Como venimos contando en este blog, Japón es un país inmerso en unas profundas tradiciones que generalmente se remontan a años de antigüedad. Tradiciones que desembocan en grandes festejos, que suelen tener lugar durante los meses de verano y sobre todo durante el mes de Septiembre.

Estos festivales japoneses o matsuri, se llevan a cabo con todo el esplendor que caracteriza la cultura japonesa: trajes tradicionales, sorprendentes y coloridos escenarios, comida típica… Todo lo necesario para convertirlos en experiencias únicas y realmente inolvidables.

Estas celebraciones suelen hacerse al aire libre, ya que el buen tiempo permite disfrutarlas de día y de noche. Además, Septiembre es el mes de la cosecha del arroz, cuyo cultivo está estrechamente relacionado con la cultura popular japonesa. Por eso, son numerosos los festivales dedicados a este cereal, que se celebran en multitud de localidades.

Por aquí os dejamos los festivales más populares que se celebran en Japón durante el mes de Septiembre.

 

Tsukimi (月見)

Se trata de uno de los festivales japoneses más importantes de este mes.

El Tsukimi, podría traducirse como “Contemplación de la luna” y es en esta época del año cuando la luna alcanza su máximo esplendor dentro de su ciclo anual.

Muchos de los eventos que se realizan en Japón a lo largo de todo el año, suelen tener su origen en los acontecimientos naturales, que se van sucediendo con el cambio de estaciones.

Según la leyenda, los japoneses creen que las manchas que se ven en la luna corresponden a un conejo amasando mochi (pasta de arroz) con un mazo. Por eso, la tradición consiste en preparar una pequeña pirámide con bolitas de “tsukimi dango” hechas de mochi y disfrutarlas al aire libre junto con amigos y familiares, mientras se contempla la luna en todo su esplendor.

Esta es una celebración muy familiar, que se suele realizar en privado. Hay pocos actos públicos referente a este festejo.

Esta tradición se realiza en Japón desde hace mas de mil quinientos años, aunque tiene su origen en China. Se hizo muy popular durante la época de Edo.

 

Tsukimi, festival que se celebra en Japón en el mes de Septiembre. Significa: contemplación de la luna

 

Keirō no hi (敬老の日)

Con este nombre los japoneses celebran, el tercer lunes de Septiembre, el “Día del Respeto a los Mayores”. Durante este día de festivo nacional, se pretende honrar a los ciudadanos japoneses de más edad, así como sensibilizar a la población sobre la importancia de respetar a sus ancianos.

Tradicionalmente, en Japón se respeta y venera a los mayores, por ser quienes más experiencia tienen y quienes más han contribuido al avance de la sociedad; sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial.

Esta tradición de respeto hacia los ancianos proviene del confuncionismo y es quizá uno de los rasgos que más diferencia la cultura japonesa con el resto de culturas occidentales.

Generalmente la tradición consiste en que los jóvenes cocinen para ell@s. En algunas localidades pequeñas, aún se celebra el “keirokai”. En esta ceremonia, los alumnos de las escuelas y gente joven cantan y bailan como parte de una celebración donde los ancianos disfrutan de comida, té y dulces gratuitos.

 

Keirō no hi o día de Respeto a los Mayores. Festividad nacional en Japón celebrado en Septiembre.

 

Tsurugaoka Hachimangu Reitaisai (鶴岡八幡宮例大祭)

El Tsurugaoka Hachimangū Reitaisai es otro de los festivales japoneses más importantes. Se celebra en el santuario Tsurugaoka Hachimangū, situado en la preciosa y conocida ciudad de Kamakura, cercana a Tokio.

Se celebra del 14 al 16 de septiembre e incluye numerosos e interesantes eventos, entre los que destaca su competición de Yabusame  o tiro con arco a caballo, una disciplina de los antiguos guerreros samurai. Esta habilidad militar se desarrolló durante el Período Kamakura (1185-1333) y fue perfeccionada durante 250 años de paz en el Período Edo (1603-1868).

Reitaisai es una competición que requiere fuerza, habilidad y resistencia, no muy diferente de los torneos medievales en Europa. Hay tres objetivos de tiro con arco, espaciados a lo largo de una recta de 250 metros. Los competidores, vestidos con los atuendos tradicionales de caza de los samuráis, galopan a caballo, disparando una flecha a cada objetivo a su vez. Las flechas están específicamente diseñadas para silbar cuando se dispara para que los espectadores puedan escucharlas.

Además de la espectacular competición de Yabusame, el santuario Tsurugaoka Hachimangu celebra una ceremonia del té en honor a sus deidades, junto con representaciones de bailes tradicionales.

Un festival realmente digno de ver y disfrutar.

 

El Tsurugaoka Hachimangū Reitaisai es el festival anual más importante que celebra el santuario Tsurugaoka Hachimangū. Se celebra del 14 al 16 de septiembre e incluye numerosos e interesantes eventos, entre los que destaca su competición de Yabusame o tiro con arco a caballo

 

El shūbun-no-hi (秋分の日)

El shūbun-no-hi es el “Día del equinoccio de otoño” y en Japón es un festivo nacional. El día del equinoccio varía cada año, ya que depende de la posición de la tierra en su órbita alrededor del sol y cae entre el 22 y el 24 de septiembre.

De todos los festivales japoneses, este día tenía, sobre todo antigüamente, un significado especial para el mundo agrícola. El equinoccio de otoño marca el momento del año a partir del cual, los días se hacen progresivamente más cortos mientras las noches se alargan. Así llegamos al solsticio de invierno, alrededor del 22 de diciembre, la noche más larga del año. Esto incide directamente en las cosechas.

Por otro lado, esta festividad tiene también un significado religioso. Según la creencia budista, este día es cuando las almas de los difuntos pueden cruzar el río que separa este mundo del otro y reencontrarse con los suyos. Es por esto que, en todos los templos se realizan ceremonias especiales para que los familiares rindan tributo a sus muertos.

Es una ocasión para que las familias se reúnan y visiten las tumbas de sus antepasados, llevando consigo flores, “Osenko” お線香 (incienso) y “Ohagi” おはぎ (bollos de arroz bañados con frijol de soja dulce).

 

shūbun-no-hi, Día del equinoccio de otoño. Festividad en Japón donde los japoneses acuden a los templos para rendir tributo a sus muertos

 

Choyo no Sekku (重陽の節句)

Choyo no Sekku es el nombre que recibe el “Festival de la flor del crisantemo” (Kiku)  también conocido como el «Festival del Doble Nueve”.

Según el I Ching, uno de los «Cinco Clásicos de Confucio«, el nueve es un número perteneciente a la parte del yang. Este día, el nueve del noveno mes, es considerado por ello una fecha especialmente peligrosa y en cierto modo oscura.

Hace tiempo que se cree que cuando el poder de la naturaleza se vuelve demasiado dominante, la vida de la humanidad está en peligro. Es por ello que para compensar, se tiene por costumbre subir a una montaña, beber vino de crisantemo y llevar contigo una planta llamada zhuyu, para contar con protección ante cualquier peligro.

Esta festividad tiene también su origen en China, donde se viene celebrando desde antes de la dinastía Han Oriental (sobre el año 25 d.c.). Llega a Japón en el período Heian, pero pero no es hasta el período Edo cuando se consolida y se populariza. Por desgracia, pasada la Restauración Meiji este festival perdió fama, llegando a pasar casi desapercibido a día de hoy.

A diferencia de casi todos los festivales japoneses, que se celebran según el calendario lunar, este festival del Crisantemo lo hace siguiendo el calendario gregoriano, para coincidir su celebración con el 9 de Septiembre.

 

Choyo no Sekku es el nombre que recibe el “Festival de la flor del crisantemo” (Kiku)  también conocido como el "Festival del Doble Nueve”.

 

Seguimos aprendiendo y disfrutando de las tradiciones milenarias de un país que nunca dejará de sorprendernos…